jueves, 2 de febrero de 2012

No quiero directivos, quiero transformers

2.2.12

A los que nos interesa la innovación, sabemos que lo importante no son las ideas, sino tener las competencias y cultura corporativa adecuada. Pasar de las ideas al despliegue del proyecto o venta del nuevo producto o servicio es un camino largo.

Una de las fuentes importantes de creación de cultura corporativa viene del liderazgo. Los líderes  innovadores, los transformers, suelen tener muy desarrolladas las capacidades de observación (visión de rayos X), networking, asociación de ideas, experimentación, comunicación y de cuestionamiento del status quo (The Innovator´s DNA, Harvard Business Review, 2009). En parte, esas competencias se pueden adquirir con entrenamiento. Algunos estudios dicen que un tercio de esas habilidades son genéticas. Estos líderes deben ser capaces de establecer un lenguaje común, trasladar su visión de la innovación a la organización, alinear gestión de personas con la innovación y la estrategia de negocio (¡focalizar la innovación facilita esfuerzos!), asignar compromisos, recursos, competencias, servir a los empleados para que innoven, medir, analizar y verificar que la innovación se produce. Deben involucrarse activamente en la innovación para generar cultura innovadora. Mire en su organización. Seguro que la innovación está en la agenda. ¿Pero más allá del compromiso intelectual con la innovación de algún líder suelto, hay un equipo de auténticos transformers que creen cultura innovadora? ¿O la mayoría son control freaks cortoplacistas, almas perdidas?

Los equipos que participan y despliegan la innovación tienen muchas de las características de los emprendedores y de los líderes innovadores mencionados: tienen poca aversión al riesgo, identifican ideas innovadoras fácilmente, son capaces de modelizarlas y desplegarlas. Las compañías innovadoras identifican talento intra-emprendedor y proporcionan un marco de incentivos, reconocimiento y oportunidades de desarrollo profesional para que el emprendizaje se consolide. En cada fase del proceso de innovación (la aportación de ideas, la modelización e incubación, al despliegue o venta) seguramente vamos a necesitar competencias diferentes. Mi experiencia me dice que lo que más cuesta es modelizar la idea, crear un buen modelo de negocio es más importante que ser el primero; pasar del elevator pitch a la arquitectura lógica de negocio y luchar contra todos los anticuerpos de la innovación, los que quieren mantener el status quo.

Crear el liderazgo y desarrollar las competencias para innovar debería ser uno de los primeros objetivos de organizaciones que quieren pasar del compromiso intelectual con la innovación a los resultados.

..........
Publicado en el blog de la Unidad Social Business de Ibermática

Escrito por

Dirijo la Unidad Social Business y CRM de Ibermática y soy profesor de Universidad. Me interesan los siguientes topics: innovación, gestión de personas, social business y social CRM.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben circunscribirse a las áreas temáticas del blog y mantener las normas elementales de cortesía y del sentido común

 

© 2013 Juan Liedo. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top