viernes, 17 de febrero de 2012

Recordatorio: satisfacción no es motivación

17.2.12

En los últimos tiempos estoy escuchando comentarios de algunos directivos que se excusan en el contexto de crisis actual para no diagnosticar y mejorar el nivel de motivación de la plantilla. Frases como: "por lo menos tienen trabajo, que no se quejen, mira cómo están los demás" o "hay que reducir los costes como sea" (¡como única respuesta competitiva!) son habituales en nuestro entorno.  La miseria intelectual de estos comentarios esconde una siniestra visión sobre el comportamiento humano.

En 1959, el sicólogo Herzberg estableció la diferencia entre los elementos de satisfacción en el puesto de trabajo y los elementos de motivación. Los primeros son aquellos que tienen que ver con la compensación, el ambiente físico del puesto y la seguridad laboral, entre otros. Si no los tienes, estarás insatisfecho. Si los tienes, no se garantiza que estés más satisfecho y motivado, por eso se les llama elementos higiénicos. A menudo, las encuestas de satisfacción o de clima miden principalmente estos factores, y deducimos alegremente que un nivel de satisfacción aceptable significa que somos employer of choice o que tenemos un equipo motivado.


Según Herzberg, los factores de motivación tienen que ver con el reconocimiento, el empowerment, la comunicación, el plan de carrera, la formación, la gestión del desempeño, la asunción de retos, entre otros. Esto se llama ahora salario emocional.

Aunque existen multitud de teorías sobre la motivación, el viejo modelo de Herzberg puede ser útil para recordarnos que una cosa es que el empleado esté satisfecho y otra que esté motivado. Los empleados motivados y apasionados son fuente de competitividad duradera a través de la productividad, la innovación y la fidelización de clientes. Y esto requiere un tipo de liderazgo inclusivo y servil.

En los momentos actuales, muchas organizaciones deben  posicionarse más en valor que en volumen, más en personas que en reducción de costes para ser competitivos a medio plazo. El liderazgo y la motivación pueden ser las palancas para cambiar el posicionamiento estratégico. Para algunos puede ser ya demasiado tarde.
------------
Inspirado por el libro del Profesor del IESE, Cosimo Chiesa de Negri, Dirigir Vendedores es Mucho Más.

Escrito por

Dirijo la Unidad Social Business y CRM de Ibermática y soy profesor de Universidad. Me interesan los siguientes topics: innovación, gestión de personas, social business y social CRM.

2 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben circunscribirse a las áreas temáticas del blog y mantener las normas elementales de cortesía y del sentido común

 

© 2013 Juan Liedo. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top