jueves, 31 de octubre de 2013

¿Cómo puedes aumentar la pasión en tu compañía?

31.10.13


Recientemente releía en el último libro del Gary Hamel, Lo que Ahora importa, las nuevas claves de la sostenibilidad corporativa. Hamel es uno de los principales referentes mundiales del management y la estrategia. Y este libro es un must para directivos que quieran asegurar el futuro de su organización.

En tiempos de crisis, los tipos del cerebro izquierdo, los fans del control, se han apoderado de muchas organizaciones de todo el país con la excusa de que ahora lo que importa (solo) es la eficacia operativa. Reducir costes es importante. La eficacia operativa es importante. Pero no es la única receta para ser sostenibles. El otro gurú de la estrategia, Michael Porter, suele decir que eficacia operativa tampoco es estrategia.


El último libro de Gary Hamel, recomendado para almas perdidas y otros directivos del cerebro izquierdo











Muchas de estas organizaciones que han seguido políticas extremas de austeridad y de control durante la crisis se han convertido en monstruos decadentes, poco adaptables al cambio. Generan una débil vinculación en sus grupos de interés por su vulgaridad. Sus objetivos corporativos tampoco entusiasman, solo requieren gente obediente, los nuevos commodities.

Los burócratas del pensamiento único, los que lo saben todo sobre costes y poco sobre valor, están socavando el futuro de muchas organizaciones y la competitividad del país.


En lugar de focalizarse con ahínco en el procedimiento, supervisión y reducción de costes, los vigilantes del status quo deberían preguntarse como conseguir crear más valor, como adaptarse más rápido a las tendencias del mercado, como mejorar la experiencia de nuestros clientes internos y externos, cómo ocupar no solo su corazón y mente, como ocupar su alma, como constituir una fuerza de trabajo apasionada por la innovación y el cambio.


Deberíamos preguntar a los empleados que están en contacto con los clientes, a los que trabajan directamente para ellos, si las almas perdidas, las áreas funcionales, les ayudan a crear valor corporativo y a desarrollar la pasión. Esa es la cuestión clave. ¿Su jefe y el staff le ayuda a crear más valor para su clientes?


Ahora importa la pasión


El estudio de Gallup de 2013 sobre el estado de la fuerza de trabajo en Estados Unidos indica que solo el 30% de los empleados está realmente vinculado emocionalmente a su organización. No creo que en nuestro país sea muy diferente. Sin pasión no hay innovación. El estudio encuentra relación entre la vinculación emocional al puesto de trabajo, la calidad, la rentabilidad, los accidentes de trabajo y ¡el gasto sanitario!.


Siempre que hablamos de pasión me viene a la memoria esta escena maravillosa de Up in the Air y me torturo con esta pregunta ¿Cómo atraemos, desarrollamos y retenemos empleados apasionados por el negocio, los cambios y la innovación? La pasión empieza por un buen recruiting y selección.





Los que intentamos innovar, sabemos que lo importante no son las ideas, sino tener una atmósfera y un equipo que permita desplegarlas de manera sistemática.¿Qué tipo de contexto corporativo institucionaliza la pasión por la innovación y el negocio?

Entre las iniciativas que muchas compañías innovadoras están emprendiendo para aumentar la vinculación de los empleados, y atraer talento y pasión, se encuentra el despliegue interno de entornos de social media networking o Enterprise 2.0.

Los pertenecientes a la generación del milenio, la generación Y, a menudo no entienden como en el entorno empresarial no existen las mismas herramientas de participación y colaboración que usan en su vida personal. Esta generación representa algo menos del 10% de la fuerza de trabajo en el mundo occidental. Pero son el futuro de las organizaciones. Estos jóvenes están siempre conectados, manejan un gran volumen de información y gracias a sus redes de social networking, a menudo son capaces de resolver problemas o presentar soluciones de forma más eficiente que las generaciones con mayor experiencia.

Las características básicas de estas organizaciones 2.0 son las siguientes:

  1. Disponen de una estructura en red, donde se despliega la espiral del conocimiento: se comparte el conocimiento tácito, se articula, sistematiza y difunde para que los empleados lo interioricen. De ahí vienen mejoras en la productividad y mayor capacidad de innovación.
  2. Los líderes de negocio promueven la transparencia, la apertura, la participación y la colaboración en espacios para la interacción entre personas que generan contenidos de valor.Son líderes serviles que hacen preguntas.
  3. En estos entornos se comparten retos corporativos con los empleados en forma de campañas de ideas de innovación y todas las contribuciones compiten en pie de igualdad.
  4. Las jerarquías se establecen en función del conocimiento que se comparte, las aportaciones que ayudan a generar más valor. Esto facilita el reconocimiento y la identificación de talento. Por eso los mediocres quedan expuestos y se rebelan para mantener el status quo.
  5. Estos entornos facilitan la conexión de personas para crear grupos autorganizados que resuelven problemas. La empresa social es menos burocrática y más adhocrática.

Los estudios académicos y de analistas confirman que las organizaciones que abordan una estrategia social business con empleados son más sostenibles (véase el informe de la consultora Mckinsey). 

Y ahora querido lector ¿cuál es el mayor obstáculo para desplegar estos entornos de pasión?











Escrito por

Dirijo la Unidad Social Business y CRM de Ibermática y soy profesor de Universidad. Me interesan los siguientes topics: innovación, gestión de personas, social business y social CRM.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben circunscribirse a las áreas temáticas del blog y mantener las normas elementales de cortesía y del sentido común

 

© 2013 Juan Liedo. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top