sábado, 11 de octubre de 2014

Social business y el mundo perdido

11.10.14



Una expedición científica británica viaja a una remota meseta de la selva brasileña. Allí encuentran hombres prehistóricos y toda clase de dinosaurios. La famosa novela de Sir Arthur Conan Doyle me viene a la memoria en algunos casos de despliegue de red social corporativa interna.

La historia es así. Una organización despliega una tecnología de red social corporativa con una mínima o ninguna capa de adopción; esto es lo habitual. Entonces aparecen tres grupos de empleados:
  • los transformers, los que tienen ansiedad por el cambio, tienen acentuados valores de transparencia, colaboración, participación, apertura. Además algunos cuestionan el status quo, son curiosos, tienen iniciativa y capacidad relacional.
  • los indiferentes (fence sitters), están en modo espera y observa (la mayoría de los empleados)
  • y por fin, el mundo perdido (lost souls). No van a apoyar la iniciativa porque no están preparados cultural y técnicamente, pertenecen a otra época del management, la época donde el control era más importante que la creación de valor y la jerarquía más importante que el conocimiento, el control de la información más importante que la transparencia y el engagement. Mientras se extinguen, ¿qué hacemos?.
neanderthal 20

Vineet Nayar, autor de Employees First, Customers Second y  antiguo CEO de HCL Technologies, una de las organizaciones más avanzada del mundo en gestión, según algunos analistas, asegura que el 10% de los empleados pueden cambiar la cultura de una organización. Por otro lado,  el famoso gurú del management, Peter Drucker, solía contar que el ejecutivo eficaz debe priorizar la explotación de oportunidades antes que lidiar con algunos tediosos problemas.

Si aplicamos lo anterior al despliegue de una red social corporativa, debemos centrar los esfuerzos en apoyar iniciativas patrocinadas por los transformers. Convertir a los habitantes del mundo perdido es muy difícil. Los indiferentes se sumarán a la iniciativa cuando perciban los beneficios de estar dentro.

Más de la mitad de las iniciativas de red social corporativa fracasan. Sin embargo, sabemos que hay casos de elevado ROI. Muchas organizaciones han mejorado su productividad hasta un 25%, han mejorado un 20% su time tu market y han incrementado la vinculación con sus empleados. Los sistemas sociales complejos comienzan con iniciativas de colaboración muy simples (Ley de Gall) con una base sólida de entusiastas.

¿Por dónde empezamos la iniciativa de red social corporativa?

Empecemos por identificar casos de uso o misiones de red social ligados a procesos de trabajo o proyectos. La misión trata de aportar causas convincentes para la colaboración y da un propósito a la iniciativa social. Después, seleccionemos las iniciativas que dispongan de una base de transformers. Y a quien no vea el cielo, no se lo muestres.

Juan  Liedo
Juan Liedo, Gerente de la Unidad Social Business y CRM de Ibermática
----------------------------------------------------------------------------------------------------
Te puede interesar también:

Escrito por

Dirijo la Unidad Social Business y CRM de Ibermática y soy profesor de Universidad. Me interesan los siguientes topics: innovación, gestión de personas, social business y social CRM.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben circunscribirse a las áreas temáticas del blog y mantener las normas elementales de cortesía y del sentido común

 

© 2013 Juan Liedo. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top